¿Por qué contratar a un detective privado?

Pueden existir muchas razones que llevan a una persona a contratar a un detective privado, desde problemas en el ámbito familiar, hasta conflictos laborales o asuntos empresariales. Sin embargo, existen tres ideas principales a tener en cuenta, comunes en todos los casos, para tomar la decisión definitiva de contratar a un investigador privado.

1. La objetividad del detective privado

Ante una sospecha y las dudas habituales en torno a ella, el detective se perfila como un profesional totalmente imparcial y objetivo, testigo de un determinado hecho, que con su informe y sus conclusiones ayudará a inclinar la balanza de la incertidumbre hacia uno u otro lado.

2. Las pruebas de los investigadores

Las evidencias gráficas obtenidas por el detective privado resolverán de forma inequívoca los interrogantes surgidos en torno al problema y podrán ser aportadas y ratificadas en procesos judiciales en los casos en los que sea necesario.

3. Relación coste-beneficio

Aunque la contratación de servicios de investigación privada parece suponer un coste, el beneficio que sus conclusiones reportan posteriormente, tanto a nivel personal como económico, siempre supera la inversión realizada.

Cuéntenos su caso